Sonntag, 19. August 2007

El Mapa Socioeconómico del Perú

Con 72 meses consecutivos de crecimiento económico y con un incremento en el Producto Interno Bruto de 8% el año pasado, Perú está gozando de un crecimiento continuo no visto desde la década de los 50. No obstante, aunque el crecimiento de una nueva clase media sugiere que el fenómeno se está extendiendo hacia los peruanos más pobres, los efectos son geográficamente desiguales. Cifras oficiales mostraron que entre 2004 y 2006 aumentó la pobreza en las regiones montañosas rurales más pobres.
“Tenemos dos economías avanzando en direcciones completamente diferentes”,

Pese a que los indicadores macroeconómicos reflejan el crecimiento sostenido de la economía peruana, la desigualdad en la distribución de la riqueza sigue siendo uno de los problemas que ha alimentado el descontento, dicen los expertos...

El Mapa Socioeconómico del Perú
Cuando pensamos en países en vías de desarrollo como lo es el Perú, una característica común suele ser la ausencia de una clase media, en términos sociales y económicos, significativa. Los países del llamado “Tercer Mundo” se han caracterizado por tener pequeñas pero poderosas elites manteniendo el control político y económico del país por un lado, y grandes masas de gente que vive en condiciones de pobreza por el otro. La desigualdad entre ambas esferas sociales suele ser muy pronunciada, y este tipo de configuraciones socioeconómicas se vuelve el escenario perfecto para que afloren toda serie de conflictos sociales, poniendo trabas en el proceso de desarrollo.

Esta es la historia del Perú y de América Latina, con el 45% de los latinoamericanos viviendo en la pobreza, ganando salarios inferiores a los dos dólares diarios, mientras que el 55% de los ingresos de la región termina con el 5% de la población más afluente.

El Perú no se libra de este mal, sin embargo, en los últimos años se vienen dando aceleradas transformaciones demográficas que podrían cambiar el panorama a futuro. Un reciente estudio realizado para medir niveles socioeconómicos revela resultados que reflejan un Perú cambiante. El estudio se realizó en nueve ciudades del país, y como era de esperarse, es en Lima, la masiva capital, dónde se ven los cambios más pronunciados.

La Creciente Clase Media Limeña
Pocos se imaginarían que hoy en día, el sector socioeconómico C es el más fuerte en la ciudad de Lima, con un 35% de la población categorizada como tal. Los sectores A y B representan un, también importante, 24% de la población limeña. El sector D llega a un 29% y el E al 13%. Claramente, Lima sigue siendo una ciudad con mucha gente viviendo en condiciones de pobreza, sin embargo, las cifras la muestran mucho más igual y con una mejor distribución de bienes económicos de lo que muchos esperarían. En comparación a un estudio similar realizado en el 2003, los resultados son positivos, con los niveles A, B y C creciendo en la capital peruana, mientras que los D y E decrecieron por 5 y 6 puntos porcentuales, respectivamente.

La muestra se basa principalmente en indicadores como el material con el que están construidas las casas, los servicios y electrodomésticos que hay en los hogares, el número de baños y las personas por habitación. Los niveles de ingresos determinados y el auto-reconocimiento de pertenecer a cierto sector socioeconómico también son factores a tener en cuenta, sin embargo estos son menos exactos ya que la gente puede no precisar sus ingresos o identificarse como parte de un sector al que en realidad no pertenece.

El estudio concluye con resultados positivos que indican que el crecimiento económico de los últimos años se hacen sentir principalmente en Lima pero también en otras ciudades importantes, dónde el ingreso familiar promedio se incrementó en 20% entre el 2004 y 2007.

El Panorama al Interior del País
En las últimas décadas Lima se ha convertido en una especie de hoyo negro que parece absorberlo todo. La demografía de nuestro país ha cambiado significativamente, con millones de personas migrando de la sierra y selva hacia la capital, convirtiéndola en una metrópoli de dimensiones gigantescas. Si bien otras ciudades grandes, como Arequipa y Piura, han crecido también, ha sido a un paso bastante menos drástico que Lima. Por otro lado, muchas ciudades pequeñas al interior del país han quedado más aisladas, y protestas como las que hemos visto en las últimas semanas en diversos departamentos son, en parte, consecuencia de este aislamiento.
El estudio realizado por Apoyo demuestra que en promedio, en las grandes ciudades que participaron en la investigación (Arequipa, Cajamarca, Cusco, Chiclayo, Huancayo, Iquitos, Piura y Trujillo, además de Lima) los niveles socioeconómicos C y D se redujeron de 32% a 30% y de 36% a 31%, respectivamente, en comparación a la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) del 2003. Respecto a los sectores A y B, en promedio se registró un crecimiento del 11% al 13%. Sin embargo, a pesar de un crecimiento en los sectores socioeconómicos más altos, el nivel más bajo, el E, también incrementó de un 21% a un 25%, lo que significa un mayor porcentaje de gente viviendo en condiciones de pobreza.

La migración desorganizada y masiva del campo a la ciudad no solo ha causado un incremento del sector socioeconómico más bajo en muchas de las grandes ciudades, debido a la incapacidad de estas metrópolis de integrar a la economía a los nuevos residentes, si no también un mayor aislamiento en ciudades pequeñas y pueblos al interior del país. El estudio revela que la proporción de personas que pertenecen a los niveles socioeconómicos A, B y C en las zonas urbanas llega a 45%, mientras que en el sector rural solo una de cada diez pertenece a alguno de estos sectores.

Claramente, las zonas rurales en el Perú no tienen una clase ascendente que pueda generar un crecimiento económico significativo. Es por eso que quienes van en busca de un futuro mejor prueban jugar suerte en las grandes ciudades del Perú o en el extranjero. Pero la solución a los problemas del país en el largo plazo está precisamente en que estas zonas alejadas de la capital logren desarrollarse por si mismas, generar riqueza y atraer inversión y nuevos pobladores en lugar de ahuyentarlos. Un mejor sistema educativo para fortalecer el capital humano y un mayor apoyo del Estado son ingredientes principales para poder empezar a construir un futuro mejor en el llamado Perú profundo.

Keine Kommentare: